Embalses y Viñedos de laRIBEIRA SACRA

"Éstos son los auténticos Fiordos gallegos, y sólo quiénes han podido visitarlos han podido maravillarse y enamorarse ante la majestad de su paisaje".

El buen tiempo es un aliado necesario para poder disfrutar al máximo de esta experiencia, así que te recomendamos programes tu viaje teniendo presente las condiciones climatológicas con la antelación suficiente. A Ribeira Sacra comprende las tierras bañadas por los ríos Sil y Miño en la zona del interior de Galicia en la que se unen los dos ríos. En los últimos kilómetros antes de desembocar en el Miño, a la altura de la aldea de Os Peares, el Sil fluye en la frontera entre las provincias de Lugo y Ourense a lo largo de un profundo cañón, creando de este modo un paisaje impresionante y poco común señal de identidad de este territorio. Es posible recorrer el espectacular recorrido de ambos ríos haciendo una ruta automovilística entre sus embalses, para ello, comenzaremos nuestra ruta en Monforte de Lemos tomando el Corredor Rápido CGR-22 Monforte-Lalín. Una vez allí y tras cruzar el río Miño, dejando la presa de Belesar a nuestra derecha, deberemos estar atentos a un desvío a mano izquierda, que nos permite descender en pronunciada pendiente hasta al pueblo de Belesar, a través de terrazas primorosamente cultivadas donde los afamados viñedos de esta tierra son los son protagonistas. Si nuestra excursión coincide con el otoño, podremos disfrutar de una magnífica gama de colores jugando con los reflejos plateados del agua del río.

Para continuar con nuestro recorrido por el valle del Miño, subiremos en dirección a Chantada, a través de una carretera empinada con muchas curvas. Después de pasar la parroquia de Líncora, tomaremos a mano izquierda la carretera que recorre todo el margen derecho del Miño hasta Os Peares, por tierras de Chantada y Carballedo. Prepárate para disfrutar del recorrido y las bonitas vistas que este peculiar paisaje nos regala. Ya en Os Peares, descubriremos una triple confluencia de los ríos Miño, Sil y Búbal, desde donde podremos continuar recorriendo estos impresionantes cañones de la Galicia interior, ahora siguiendo el curso del río Sil. Continuando en coche, a pocos kilómetros llegaremos a la confluencia del río Cabe donde veremos las primeras instalaciones de las estaciones transformadoras del embalse de Santo Estevo. Continuando por su carretera, llegaremos pronto a la boca de la presa, desde donde subiremos hasta enlazar con la carretera que va de Nogueira de Ramuín a A Teixeira.

En esta carretera descubriremos magníficas vistas sobre los tramos más encajados del Sil. Sucesivamente podremos ir visitando sin dejarlos pasar de largo monasterios como el de Santo Estevo y Santa Cristina, y también miradores como los Balcóns de Madrid. Por otro lado, parroquias como Sacardebois o Cristosende conservan un caserío tradicional desde el que poder disfrutar de sus espectaculares vistas. El encajado valle del río Mao y las terrazas de viñedos completan un paisaje agradable que guiará al viajero hasta A Teixeira, pequeña capital del ayuntamiento desde la que hay excelentes vistas sobre el valle del Sil.

Nos será posible ahora acercarnos a Castro Caldelas, el mejor mirador natural de todo este espacio y que no deberemos pasar de largo. El pueblo, con el castillo, domina una loma estratégica sobre el tramo más encajado del Sil. Es en la vertiente luguesa, que mira hacia el sur, donde encontraremos las mayores extensiones de viñedos de la afamada Denominación de Origen Ribeira Sacra, así como varias bodegas que es posible visitar y entre las que recomendamos: Abadía da Cova o Regina Viarum.

Tras este magnífico recorrido, habremos llegado a Monforte de Lemos, donde habremos finalizado esta fantástica ruta en contacto directo con la exuberante naturaleza que estas tierras nos ofrecen.